Cretacolor

CRETACOLOR Cretacolor nació en 1790, cuando el arquitecto José Hardtmuth inventó el primer lápiz de grafito en Viena. Posteriormente, Hardmuth fundó la empresa y adquiriò una planta de fabricaciòn en Viena, pero en los años setenta fue reubicada en Hirm. En 1996, el empresario austriaco y coleccionista de lápices, Wolfgang Hromatka, adquirìo la planta de producción y convirtió a la compañía en un próspero fabricante de material para artistas. Hromatka logró combinar la tradición de la fabricación de los lápices con la innovación de Brevillier para producir los más finos materiales. En 2007, Hromatka compró la compañía Brevillier y la fusionó con la fábrica de Cretacolor en Hirm, creando Brevillier Urban & Sachs.